El presidente de la Cámara Argentina de Jugueterías (CAJA), Gustavo Peris, advirtió hoy sobre la proliferación de puntos de venta ilegal de juguetes en estas fechas, los que no cumplen “ningún control” sobre la calidad y composición de cada artículo y generan “un grave perjuicio a la cadena de comercio”.

A pocos días de la Fiesta de Reyes, junto con Navidad una de las más importantes comercialmente para el rubro, Peris afirmo que “un juguete ilegal que se vende en la vía pública no pasa por ningún control y hasta pueden resultar tóxicos. Atenta contra la salud de los niños porque no pasan por el control de toxicidad ni de las piezas pequeñas”.

“Por lo general -agregó- los juguetes que venden los manteros o en puestos de ferias ilegales, ingresan de contrabando, generando un grave perjuicio a la cadena de comercio legalmente constituida, y no le generan ningún beneficio a la sociedad porque no pagan impuestos”.

El especialista en comercio minorista, Damián Di Pace, explicó que si bien “la venta de juguetes en Reyes viene perdiendo su impacto en los últimos años frente a la Navidad, el gran perjuicio de la cadena es la competencia ilegal de puntos de ventas como las saladas, las saladitas y los manteros”.

En ese sentido, destacó que los tres orígenes que atentan contra la actividad formal en el rubro juguetes -de por sí de fuerte estacionalidad en estas fiestas y en el Día del Niño- son los juguetes de dudoso origen, la falsificación de marcas y licencias y los productos importados también ilegales.

La Cámara de Jugueterías participa de una acción conjunta entre las entidades que nuclean a los comercios y el Gobierno porteño, para fortalecer los Centros Comerciales a Cielo Abierto y contra la venta ilegal.

En esta ocasión, participan la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), la Cámara Argentina de Jugueterías (CAJA), los Centros Comerciales a Cielo Abierto de CABA y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La idea es “fortalecer las ventas en los comercios minoristas y para que las familias recorran los Centros Comerciales a Cielo Abierto” y es “parte de una campaña contra la venta ilegal, que prolifera cada vez más en la Ciudad de Buenos Aires”.

El último informe de FECOBA indicó que en noviembre se detectaron en la Ciudad un total de 4.740 puestos ilegales y 121 saladitas, sumando 6.815 puestos donde se vende mercadería de dudoso origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *